lunes, 26 de abril de 2010

El espíritu del mundo

"El espíritu determinado de un pueblo… posee el momento de la determinación geográfica y climática con arreglo a esa faceta natural; está en el tiempo y con arreglo al contenido posee esencialmente un principio particular…….. ha de recorrer un desarrollo de su consciencia y de su realidad efectiva determinado por ese principio; tiene una historia dentro de sí…… su autosuficiencia es algo subordinado; entra en la historia general del mundo… o sea, al juicio universal."

G.W.F. Hegel ( 1770 – 1831) en “ Enciclopedia de las Ciencias Filosóficas”

Goethe habría dicho después de leer a Hegel, “sigo intrigado, pero ahora a un nivel más elevado”; es que Hegel es para muchos muy obscuro y confuso. Aquí en la cita, se refleja su pensamiento respecto al rol predominante de la historia universal y cómo esta historia es la revelación del espíritu del mundo, al cual cada pueblo contribuye lo suyo, dentro de este plan de revelación. Esta idea es para muchos el germen del materialismo histórico de Marx; donde Hegel veía la revelación del espíritu y la esencia, Marx vio la dinámica de lucha de clases.

Ubicarse como sociedad en desarrollo dentro del “espíritu del mundo” es entender que tenemos un papel a jugar más allá de nuestro pequeño territorio y que lo queramos o no, seremos parte de la historia del mundo. Los paraguayos, cobramos conciencia de nuestra propia realidad a través de la dialéctica, o interacción, con la conciencia de otros pueblos como Brasil, Argentina o los Estados Unidos de América. En esta interacción, podemos terminar siendo serviles y mendicantes, estigmatizados como sub-desarrollados y dependientes, o podemos fortalecer nuestra autoestima (una auto-conciencia positiva) y tratar de igual a igual a todos.
Ser parte de la historia no debería interpretarse como ser esclavo de la historia sino como partícipe impulsor del espíritu del mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada