lunes, 11 de noviembre de 2013

La Estructura Determina la Estrategia

“ ..la estructura jerárquica de una empresa fija la agenda de toma de decisiones de la empresa. Más concisamente, la estructura de una empresa es su agenda….. Cambiar la estructura de una empresa equivale a cambiar la agenda de toma de decisiones, y por lo tanto.. [de] … los resultados finales.” Thomas H. Hammond en “Structure, Strategy, and the Agenda of the Firm”, texto incluido en “Fundamental Issues in Strategy”, Harvard Business School Press, 1994 Recordé este artículo cuando asistí la semana pasada al taller de planificación convocado por la Secretaría Técnica de Planificación con ayuda del nuevo grupo impulsor del Índice de Progreso Social. Fuimos más de trescientas personas, discutiendo veintiún temas diferentes. Estábamos representantes del sector privado y ONGs, y representantes de las organizaciones del gobierno: MAG, STP, MI, MJT, CAH, MM, INDI, Gabinete Social, INDERT, SENACSA, SENAVE, SENATUR, INFONA, BNF, FG, MOPC, COPACO, CONATEL, SENATICS, ANDE, ITAIPÚ, YACYRETÁ, PETROPAR, MIC, IPAM SNC, SEDERREC, SEAM, ERSSAN, MRE, SENASA, SENAVITAT, SAS, SEPRELAD, SNNA, CONACYT, UNA, INTN, MH, BCP, AFD, MSPBS, DGEEC, SINAFOCAL, SNPP, etc., etc., etc.Sólo saber qué signifcan todos estos acrónimos es un desafío. Para el Presidente de la República del Paraguay cambiar la estructura de la burocracia estatal (ni hablar de la estructura del país) es imposible en el corto o mediano plazo y por lo tanto la estructura vigente hoy determinará en gran parte las decisiones que el Presidente tomará sin que él pueda cambiar esa estructura que se le impone. Gran parte de su agenda de toma de decisiones, es decir, la lista de decisiones que se le presenta a diario, proviene de sus subordinados en la burocracia y está basada en información proveída por los subordinados. Aquellas figuras nuevas de mando medio recién incorporadas a la burocracia, muy pronto tendrán que adaptarse a la estructura o vivir en permanente conflicto con sus subordinados sin poder avanzar. Para enterarse de cuáles son los problemas a solucionar, para decidir cuál solución darles o cómo hacer para que las soluciones sean efectivamente implementadas, el Presidente dependerá de la información proveída por partes interesadas, ya sea de la burocracia gubernamental, de los partidos políticos o de agentes de otros sectores que buscan sus propios beneficios (sus familiares, sus socios de negocios, sus ex compañeros de colegio, su ex esposa, etc. etc.). La soledad del poder es, en este sentido, total. Quizá algún consultor extranjero bien pagado le ponga la información objetiva sobre la mesa, pero eso no ocurrirá a diario, será de vez en cuando. Porque la estructura determina el flujo de información hacia arriba y porque no se puede cambiar la estructura a tiempo como para mejorar el flujo de información, es poco probable que este Presidente o quien fuere, pueda llevar adelante una “estrategia país” nueva o significativamente diferente a la anterior. De hecho, el Presidente actual fue votado NO para cambiar nada, sino al contrario para restablecer el orden anterior; ese que todos conocemos de memoria.